lunes. 18.01.2021
El tiempo

LIGA SANTANDER

El futuro del Valencia CF es incierto y dubitativo

Tras la derrota humillante por 0-4 del Eibar, en Mestalla no han saltado las alarmas, más bien han explotado por exceso de uso. ¿Culpables? Nadie sabe ya hacia donde mirar

Alberto Gascó - Universo Deporte
Alberto Gascó - Universo Deporte
El futuro del Valencia CF es incierto y dubitativo

19 puntos en 20 partidos. 16ª posición, a 6 puntos del descenso. 4º equipo más goleado de la Liga Santander. Así esta la situación en el Valencia Club de Fútbol. Cierto es que llevan un partido menos, pero ese partido deben disputarlo ante el primer clasificado de la Liga, el Real Madrid. Esta situación, años después de la llegada de un hombre que prometió "luchar contra los más grandes de Europa", ha acabado calentando y quemando Valencia antes de que lleguen las Fallas. 

Sin embargo, más allá de la situación actual, tenemos que pararnos a pensar en como empezó este Valencia, porque a pesar de la gran primera temporada con Nuno Espirito Santo, desde entonces el Valencia se ha convertido solo en un baile continuo de entrenadores y jugadores que a día de hoy no se ha detenido y que es seguro, que hasta la temporada 2018 mínimo, no lo haga. Y siendo sinceros, pocos piensan que con la llegada de la nueva temporada las cosas al fin se estabilizarán.

Pero no nos vayamos tan hacia adelante; sobre todo, porque hay que salvar primero esta temporada para pensar en la siguiente. Así que comencemos: Agosto, inicio de temporada. Suso "arregla" la plantilla para que esta temporada el Valencia CF se convierta en ese equipo que haga temer a los grandes europeos... (Escribiendo esto me entran ganas de llorar y reir a la vez). Ayestarán a los mandos; todos sabiamos que eso no saldria bien, y así fue. El técnico español no tardó en ser destituido. Comenzamos bien la temporada, Voro "el Salvador" vuelve a dirigir al equipo para que este no se hunda hasta la llegada de un nuevo dueño del equipo. Esta vez si, Lim, Layhoon y Meriton parecen hacer caso a la afición (o es que Mendes cambió por fin de idea), y el Valencia deja de probar experimentos, y se traen a un entrenador con nombre: Cesare Prandelli. Pese a unos números nada llamativos, el Valencia medio arranca, sin pena ni gloria, algún que otro punto para dar algo de confianza.

Sorprendentemente, llega Navidad, y Prandelli decide dimitir supuestamente "por mentiras de Meriton hacia el", donde alega que Meriton no cumple lo que le propone en uno de sus viajes para charlar con Lim (porque Lim, eso de venir a Valencia a tratar de evitar que no se hunda una de sus empresas parece que no lo acaba de coger...). Total, que a inicios del mercado invernal nos volvemos a encontrar solos, sin un capitán de barco... ¿Quién tendría que ser el que nos salvara si no otro? Pues si, Voro resurge (una vez más) para tratar de salvar el equipo. Esta vez, parece que el club y su directiva han decidido dejar de dar palos de ciego, y le dan el cargo de entrenador hasta final de temporada, con el propósito de que arregle todo lo que ellos han hecho mal. Pobre Voro, donde te metes...

Pensaréis que me falta hablar de fútbol, de resultados... No tranquilos, no se me ha olvidado; es que el Valencia en estas 20 jornadas todavía no ha salido al campo a jugar al fútbol y a buscar resultados.

Y con todo esto, nos encontramos al CUARTO EQUIPO HISTÓRICO de la LIGA ESPAÑOLA, al borde del precipio, tanto deportiva como económica, y nadie sabe como ni cuando saldremos de esto. ¿Buscar culpables? ¿Señalar hacia todas direcciones? No vale la pena. Primero salvemos el barco del hundimiento, y luego pensemos que hicimos mal la primera vez para evitar volver a hundirlo.

Comentarios