Viernes. 17.11.2017
El tiempo

LIGA SANTANDER

Cuando estaba todo de cara, volvieron las dudas

El FC Barcelona estaba sintiendo sus mejores momentos durante la temporada 2016-2017. El Madrid había empatado ante el Atlético y una victoria del club azulgrana ante el Málaga les ponía la condición de depender de si mismos para ganar la Liga, pero volvieron las dudas pre-partido en París y perdió 2-0 en La Rosaleda.

Suárez lamenta una accion del partido ante el Málaga / Foto: lavanguardia.com
Suárez lamenta una accion del partido ante el Málaga / Foto: lavanguardia.com
Cuando estaba todo de cara, volvieron las dudas

Miércoles 5 de abril. Empieza un mes muy exigente para el FC Barcelona de cara a poder optar a los títulos de Champions League y Liga Santander. Y empezaba nada más y nada menos que ante el Sevilla de Sampaoli. Pero el conjunto de Luis Enrique realizó sus mejores 45 minutos de la temporada y cerró el encuentro con un 3-0 en media hora.

El 3-4-3, un sistema pensado de cara a la remontada ante el PSG en Champions tenía continuidad, sustentada en la estabilidad que dan Mascherano-Piqué-Umtiti como centrales y Busquets de mediocentro. Sergi Roberto y Rakitic en derecha se alternan las posiciones en ataque, para estar siempre equilibrados y permitir a Messi crear más cerca del área. En izquierda, Iniesta creaba y Neymar desequilibraba. Y por último, el 'killer' Suárez finalizaba las jugadas a la perfección.

Pero todo esto se rompió este fin de semana y ante la situación más de cara en Liga. El Madrid había empatado ante el Atlético y una victoria azulgrana le hubiera dado la libertad de depender de si mismo para ganar la competición. Pero Luis Enrique siguió con las rotaciones y perdió el equilibrio.

Los primeros que no estaban eran Piqué y Rakitic, por acumulación de tarjetas. Pero además de ello, Sergi Roberto fue suplente por lo que el Barça renunciaba a toda la banda derecha, ya que Mascherano estaba de falso lateral y Denis Suárez estaba de extremo, una demarcación en la que no estaba cómodo. De este modo, Messi estaba absolutamente desconectado, bajando a recibir muy abajo y solo buscando la posición de Neymar.

En izquierda se buscaba el desborde de Neymar y la velocidad de Alba. Los dos quedaron muy condicionados por una tarjeta amarilla en la primera parte, ninguna por hacer una falta, sino por protestar el lateral y atarse los cordones el extremo brasileño. El arbitraje de Gil Manzano daría para otro artículo.

El Málaga estaba cómodo tapando la banda izquierda, con un Rosales que desenchufó el alto nivel de Neymar mostrado hasta el momento. Pero además, Michel puso a Juanpi encima de Busquets por lo que cortocircuitó la circulación de balón y la rápida presión tras pérdida que había mostrado el equipo de Luis Enrique ante el Sevilla. Con ese panorama, el Málaga consiguió enlazar dos buenos contragolpes(uno en cada parte) para poner un 2-0 final y neutralizar al Barcelona, que no consiguió crear ocasiones clarísimas de gol para, almenos, poder empatar.

Cuando todo podría haber ido de cara, se evidenció que los suplentes están muy distanciados del once de gala del Barça, por lo que las rotaciones que tan necesarias son para Luis Enrique, se hagan muy difíciles de hacer en este tramo final de temporada. Mañana el equipo va a Turín para disputar la Champions y día 23 de abril, el equipo azulgrana visita el Bernabéu donde solo valdrá una victoria para tener una opción de ganar esta liga, que con la derrota en La Rosaleda se ha puesto muy complicada.

Comentarios