Lunes. 25.09.2017
El tiempo

ESPORTS

Opinión | La llegada de jugadores coreanos no es el problema de occidente

El mánager de Unicorns Of Love Romain Bigeard se estrenó en la mesa del "Post Lobby Game" con un gran discurso motivacional. Romain explicó la política de fichajes de Unicorns Of Love y dio una serie de consejos para el público para animarle a trabajar para conseguir ser un gran jugador. El mánager tuvo un discurso impecable hasta que afirmó que: "la manera de ganar a Corea no es importando a jugadores coreanos", cosa que por desgracia, es muy discutible.

Reignover y Huni
Reignover y Huni
Opinión | La llegada de jugadores coreanos no es el problema de occidente

"No creo que vayamos a ganar a Corea usando a coreanos, importándolos. Vamos a ganar a Corea usando europeos", esta fue la discutible afirmación que hizo Romain Bigeard. Desde que se produjo el primer gran éxodo de jugadores coreanos en 2015 a China, occidente (principalmente las LCS norte americana y europea) han aumentado el número de fichajes de jugadores coreanos, en ocasiones trayendo a rookies y en otras trayendo a jugadores conocidos. Romain Bigeard siguió el debate a través de un hilo de Reddit, donde nos aportó el siguiente dato: 

           

En el cuadro podemos contemplar el aumento de jugadores coreanos en la LCS europea, pero podemos observar que el número de jugadores coreanos en el Top 3 europeo se mantiene exceptuando el Spring Split de 2016. Viendo estos datos, es evidente que la llegada de un jugador coreano no hace automáticamente a tu equipo un quinteto capaz de competir por playoffs y por el Top 3 siempre, pero la realidad es que la culpa no sólo la tienen los jugadores coreanos. El gran motivo por el cual se fichan coreanos es porque el nivel de Corea es mucho mayor al del resto del mundo, la LCK es la competición con más nivel y exigencia del mundo, y el servidor coreano destaca por el gran nivel individual de sus jugadores.

La llegada de muchos jugadores coreanos a la LCS europea y norte americana fue a raíz del gran dúo que Fnatic fichó: Huni y Reignover. Con Huni y Reignover Fnatic consiguió el Split perfecto en el Summer Split de 2015, cosa que nadie había hecho hasta el momento. Los equipos occidentales empezaron a fichar coreanos a raíz del éxito de Fnatic, pero no todos los equipos occidentales se dieron cuenta del trabajo que hizo Fnatic detrás del escenario de la LCS para poder conseguir el éxito con ambos.

Romain nos expone en su hilo de Reddit que los jugadores coreanos son difíciles de vender hacia el sponsor europeo, pero realmente no son los únicos. Uno de los mayores errores que tenemos en la LCS europea junto a la falta de trash talk es la falta de story telling, la falta de la explicación de las historias de los jugadores, para crear un posible seguidor del jugador. Si esta falta de story telling nos pasa con los jugadores europeos, sucederá lo mismo con los jugadores coreanos, no es ninguna novedad lo difícil que es promocionarse o dar emoción en la LCS europea.

El otro punto que nos expone Romain es la adaptación a la vida en Europa. Fnatic fichó a Huni y Reignover, y fueron capaces de asegurarse de que uno de los dos coreanos fuera capaz de hablar inglés para la comunicación del equipo dentro de los partidos, fuera del escenario de la LCS el mánager de Fnatic (por entonces Izpah) se encargó de enseñar a Huni inglés utilizando los recursos necesarios, junto a la ayuda de Reignover. Este fue el caso más significativo, hubieron más jugadores coreanos con éxito en occidente como pueden ser Ryu, Impact con Cloud 9, Rush, Lustboy, Trick... Entonces, ¿cuál fue la clave del éxito de estos jugadores coreanos? Las claves fueron: la buena adaptación a la lengua inglesa, el juego de su equipo, el equilibrio de su nivel individual y un trabajo constante.

Desde 2016, muchos equipos han fichado a jugadores coreanos suponiendo el buen nivel individual inmediato, pero no todo es perfecto en los deportes. Es un gran error decir que si se recurre al fichaje de coreanos no ganaremos nunca a Corea desde occidente, ya que el gran error no está situado en el jugador únicamente, si no que también en la organización y en el equipo entero. No tiene sentido traer a un jugador coreano individualmente sin conocimiento alguno de la lengua inglesa. Es imposible que un jugador coreano juegue bien en un quinteto inicial sin estar apoyado por otro jugador coreano que domine el inglés, la comuniación en el equipo es nula. Los errores en macro game no se pueden atribuir exclusivamente a los jugadores coreanos, es imposible que un equipo funcione bien en el macro game si no hay un entrenador y una serie de analistas que trabajen bien la pizarra, cosa que Huni y Reignover en Fnatic, Lustboy en TSM o Impact en Cloud 9 no han pasado, ya que estos tres equipos en sus respectivos años trabajaron bien el macro game. ¿Cuántos equipos tienen un staff técnico que deja mucho que desear? Por desgracia a día de hoy siguen habiendo muchos, cosa que es culpa de las organizaciones, no del jugador.

Está claro jugador coreano puede tener un mal nivel, como es ejemplo de Raise y Parang en Roccat, donde si la comunicación no era buena, el nivel individual fue nefasto. Ahí es cuando se debe recriminar a un jugador el nivel, individualmente de la nacionalidad. El gran problema entre los jugadores coreanos y occidentales es la actitud, ya que la llegada de un jugador coreano con un nivel individual malo debería suponer una motivación para el jugador de Solo q occidental, debería suponer una motivación esforzarte cada día para poder mejorar y demostrar que le pueden fichar y que es mejor que el profesional que tiene en frente de su pantalla. Algo que caracteriza a jugadores internacionales como Ambition, Faker o SwordArt es el aumento de la práctica si ven que estaban en un mal momento, si los máximos referentes hacen eso, ¿por qué los jugadores occidentales no lo intentamos? ¿Cómo puede ser que en 2016 la llegada de un rookie como NighT fuera capaz hacer quedar mal a jugadores europeos con muchísimo potencial como Febiven o PerkZ? Por el exceso de comodidad o de confianza de un jugador.

Lo que es evidente, es que la incorporación de un fichaje coreano procedente de la LCK, véase Piglet o Ssumday, va a supone un bajón de nivel para el jugador. Indirectamente el jugador se verá afectado por el nivel inferior de la LCS, y en otras ocasiones el jugador se verá afectado directamente por el exceso de libertad y falta de seriedad, como fueron los casos de Huni en Immortals y GBM en NRG. Desde los equipos (especialmente los norte americanos), se debe de mantener el nivel de exigencia adecuado según el nivel del jugador fichado, individualmente de su nacionalidad, ya que un exceso de mano blanda puede acabar en malos resultados para el equipo.

Es una realidad que tanto a la LCS europea como norte americana nos queda mucho para cumplir la mítica frase "the gap is closing" (la diferencia se reduce). El problema no está en coger a jugadores coreanos, o de cualquier nacionalidad, el problema está en que no nos estamos acercando a la metodología de trabajo que se emplea en Corea, y hasta que no consigamos llegar a esa filosofía de trabajo duro sin cesar para conseguir nuestros objetivos, ya puede venir todo el jugador top class en su posición del mundo, que no ganaremos a los equipos coreanos. El sacrificio y el esfuerzo será lo que nos lleve a algún día ganar a Corea.

Una vez leído el artículo te planteo la siguiente pregunta: ¿Nos conviene tapar los errores de nuestras organizaciones atribuyendo la culpa a los jugadores coreanos?

Comentarios